Nuestras frutas liofilizadas

FRUTAS LIOFILIZADAS

 

La liofilización es un proceso en el que se congela el producto y se introduce en una cámara de vacío para separar el agua por sublimación. De esta manera se elimina el agua desde el estado sólido al gaseoso del ambiente sin pasar por el estado líquido. Para acelerar el proceso, se utilizan ciclos de congelación-sublimación con los que se consigue eliminar prácticamente la totalidad del agua libre contenida en el producto original, pero preservando la estructura molecular de la sustancia liofilizada. De esta manera, las frutas congeladas se convierten en frutas deshidratadas en 20-24 horas.

 

Este proceso tiene dos ventajas frente a los procesos de deshidratación tradicionales. La primera es que el producto no se expone a temperaturas elevadas por lo tanto sus ingredientes no sufren daños. Las vitaminas no se descomponen, el color y el sabor del producto no desaparecen y tampoco se ve afectado el azúcar natural contenido por las frutas. La segunda ventaja es que durante el proceso de deshidratación el agua no pasa por el estado líquido, impidiendo con esto que los valiosos contenidos de las frutas se eliminen por vaporización. Tras el proceso de liofilización las frutas no necesitan aromas, colorantes, vitaminas ni minerales adicionales ya que los guardan en su forma original.